Crítica: Avatar 3D

Sé que he tardado mucho en ponerme a los mandos de esto para hablar de Avatar.

Son varias razones las que han motivado este retraso. En primer lugar, la falta de tiempo ha sido un codicionante fundamental. Sumado a esto, quería, previamente a ponerme a hablar de la película, corroborar con la gente de mi entorno y con la red en general, que mis ideas y mis percepciones acerca de la película no eran descabelladas.

Bien, creo que estoy ya en condiciones de hablar de ella.

Vayamos primero a las partes buenas.

He de advertir, antes de hablar de la película, que en esta crítica se vierten algunos spoilers (revelaciones de la trama). Es inevitable en tanto que la esmirriada estructura argumental que sustenta esta película puede ser descrita en 2 frases mal contadas.

Avatar (3D), film del oscarizado James Cameron, nos narra las idas y venidas de los alienígenas pobladores de un mundo lejano plagado de un mineral caro, caro, caro y valiosísimo para el ser humano. Tan valioso que nos vamos allí con todo el ejercito americano a ver si podemos extraerlo y quedárnoslo. No sigo porque seguramente, si uno cambia los aliens por indios americanos, y los soldados futuristas por soldados colonizadores de la era colombina tiene un argumento de uno de los taquillazos de Disney.

A las partes buenas, ya voy. Técnicamente Avatar en 3D destaca por todos los lados. Se trata de una obra maestra de la cinematografía por ordenador. Los paisajes, los personajes, sus movimientos, etc. son cercanos a la perfección. En ningún momento el espectador considera la posibilidad de estar viendo un personaje desarrollado por ordenador. Es completamente creíble. Y, junto con una banda sonora bastante aceptable, hacen de Avatar en 3D una experiencia audiovisual muy recomendable.

Y hasta aquí han llegado las cosas buenas.

¿Las malas? El resto.

La película, argumentalmente, es infumable. Predecible desde el minuto 2. Larga, larga, larguísima desde el principio. Con un ritmo casi nulo. Con la sensación de que la historia te la han contado ya tantas veces, que deseas que alguien se inmole en medio de todos esos bichos azules para darle algo de emoción al asunto. Tiene tantos sinsetidos que sería un insulto a la inteligencia humana y a vuestro preciado tiempo, dedicarme a citarlos todos. Sencillamente, creo que Cameron se dedicó tan ardientemente a desarrollar ese mundo paralelo (a lo Matrix o Star Wars) que se olvidó por completo de que las películas, además de efectos gráficos, tienen argumento.

Es una mezcla entre Pocahontas, Bailando con Lobos, Matrix…  Y no, no es que se haya «inspirado». Es que sencillamente se ha dedicado a clonar las ideas de estas películas cambiando el entorno y los personajes: nada más.

Y lo más triste de todo esto es el terrible éxito que está cosechando.

La nota, es una media:

Técnicamente: 10

Argumentalmente: 0

Nota global: 5/10.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.