Posts tagged "Seguridad"

Conceptos básicos de seguridad de red (I)

blog_seguridad

Cuando nos enfrentamos ante la realidad de tener que proporcionar las medidas de seguridad necesarias para preservar la integridad de una red de comunicaciones es fundamental tener muy claros y definidos los conceptos básicos que subyacen a la securización de estas redes.

Confidencialidad, Integridad y Disponibilidad.

Existen tres puntos que debemos asegurar:

Confidencialidad: Sólo los usuarios o sistemas autorizados deben poder ver información sensible o clasificada. Encriptar los datos y separar las redes (datos, management) son un buen primer paso.

Integridad: Los cambios en la información deben ser realizados sólo por usuarios o sistemas autorizados. La corrupción de datos provoca un fallo importante en la seguridad. Existen mecanismos de hashing (resumen) que proporcionan respuesta a esta necesidad asegurando que la información no ha sido modificada durante su transporte.

Disponibilidad: Mantenimiento del estado normal de funcionamiento de los sistemas y la información. Ataques como los DoS (Denial of Service) buscan tumbar sistemas para que la información no esté disponible. Esto puede afectar muy negativamente al normal desarrollo de la actividad de la empresa.

Análisis de seguridad – Conceptos clave.

  • Activo: Cualquier cosa que es valiosa para una organización.
  • Vulnerabilidad: Debilidad explotable en un sistema o en su diseño.
  • Riesgo: Daño potencial a un activo.
  • Contramedida: Acción que de alguna manera mitiga el riesgo potencial.

El valor de un activo depende de muchos factores. La relación coste-beneficio se obtendrá teniendo en cuenta el valor del activo y el coste de su protección.

Vulnerabilidades

Una lista de posibles vulnerabilidades

  • Errores en política de seguridad.
  • Errores de diseño.
  • Debilidad de protocolos.
  • Errores de configuración.
  • Vulnerabilidad de software o hardware.
  • Factores humanos.
  • Software malicioso.
  • Acceso físico a los recursos de red.

Contramedidas

  • Administrativas: Políticas de seguridad, procedimientos, guías y estándares.
  • Físicas: Seguridad física, vigilancia.
  • Lógicas: Contraseñas, firewalls, IPS, Listas de acceso, conexiones seguras vía VPN, etc.

Atacantes potenciales

El perfil de los atacantes ha variado mucho desde que Internet y las redes de comunicaciones iniciaran sus pasos hace ya unos cuantos años. Se ha pasado de un atacante que buscaba notoriedad o el simple hecho de conseguir acceso a algo para lo que no disponía del mismo a empresas y organizaciones dedicadas al espionaje y al robo de información relevante (financiera, política, etc.). Así, grupos terroristas, agencias gubernamentales, estados, hackers, empleados disgustados, competidores, etc., pueden ser potenciales atacantes de nuestras redes.

Métodos básicos de ataque

Reconocimiento: Se trata de un técnica que busca descubrir información sobre la red atacada. Suele ser el primer paso que se da y en el que se obtienen parámetros básicos de la red: direccionamiento, hosts, tipo de tráfico, medidas de seguridad, etc.

Ingeniería social: Su objetivo es el usuario final de forma que obtengan información de él. El Phising, un enlace que parece el real pero que no lo es y que proporciona información al atacante y el Pharming, redirigir al usuario de una página válida a una que no lo es, son métodos de ingeniería social muy extendidos.

Escala de privilegios: Ir ganando privilegios de acceso a determinados servicios o sistemas.

Puertas traseras: Tanto el software como el hardware pueden tener fallos de diseño que permitan a un individuo acceder sin permiso a determinadas partes. Así mismo, terceras aplicaciones (Troyanos) abren puertas para que los atacantes accedan a los sistemas.

Debemos, pues, centrar nuestros esfuerzos en evitar que esos métodos puedan llevarse a cabo con éxito.

El día que casi muere internet

El final de internet

Aunque para muchos pasase desapercibido, hace pocos días los grandes «arquitectos» de la red de redes se encontraron ante uno de los mayores problemas a los que jamás se habrían enfretado y cuyas consecuencias a nivel internacional podrían haber sido catastróficas.

Un joven informático de Seattle descubrió casi por casualidad un fallo de seguridad en todos (sí sí, daba igual que fueran de Microsoft, de Debian, de Cisco…) los servidores de nombres (DNS) de internet.

Un servidor de nombre (Domain Name Server) es una especie de ordenador enchufado las 24 horas del día cuya única labor es la traducción.

¿Traducción? En el post anterior os hablaba de que cada dispositivo de internet tiene asignada una IP (su dirección o DNI) pero claro, no vamos a estar acordándonos de que la máquina donde está alojado Marca es la 102.34.56.23… Para eso surgieron los servidores de nombres. Ellos se encargan de que cuando tu escribas www.marca.es en el navegador, éste se dirija a la máquina cuya IP corresponde con los servidores de Marca.

El fallo de seguridad descubierto en estos servidores los comprometía de tal manera que permitía al atacante modificar a su antojo las tablas de traducción, encaminando así al usuario a sitios maliciosos. En definitiva, era capaz de aun entrando tú a tu web del banco, enviarte a una página falsa y obtener todos tus datos bancarios, por poner un ejemplo.

No ha trascendido mucho sobre los detalles del fallo, pero no hay que dejar escapar la sensación de miedo que produce el mero hecho de pensar que un buen día, todo el comercio, la información, los servicios y demás ventajas que a día de hoy dependen de internet puedan estar en peligro de muerte.

Más información:

Kriptópolis | Fallo crítico en DNS obliga a parchear toda Internet
El País | El hombre que salvó internet