Posts tagged "Playstation 3"

Probando: Ni no kuni – La ira de la bruja blanca.

Encontrar un juego que cumpla, de un modo relativamente completo, todas las expectativas depositadas en él es, en la actualidad, bastante complicado.

Vivimos en un mundo donde gracias a la potencia y capacidad de los actuales sistemas, se opta por enfocar el esfuerzo en maravillar visualmente más que en crear arte.

Aunque resulte paradójico, maravillar visualmente y arte no son conceptos idénticos en el mundo de los videojuegos.

Ejemplos de ello los tenemos en muchos de los títulos de la actual generación de consolas: Playstation 3 y Xbox 360. Uno de ellos, quizá el más doloroso por lo que un título de ese calibre conlleva, fue el Final Fantasy XIII.

Atrás quedó el recuerdo borroso de las maravillas artísticas, esta vez sí, que fueron el FFVII, el VIII o el X. Square Enix desarrolló una auténtica obra magna visual completamente vacía de contenido y, lo que supuso su muerte prematura, de jugabilidad.

¿Quién iba a ocupar el precioso hueco que iba a dejar la franquicia nipona?

Puedes probarotros jRPGs que se han quedado incluso más lejos que el FFXIII en su intento por alcanzar un nivel decente. Todos incurren en el mismo error una vez tras otra: son muy buenos técnicamente pero se han esmerado poco o nada en desarrollar un argumento convincente, que enganche, que sumerja al jugador en un entorno del que se sienta pleno participante.

Llega la respuesta

img_ninokuni2

Pero justo en el albor de la llegada de las «next gen» de las que todo el mundo habla, cuando quizá la esperanza de jugar a un jRPG aceptable estaba cerca de esfumarse apareció la noticia: el Estudio Ghibli estaba desarrollando un juego. Y sí, iba a ser un jRPG tradicional.

Para empezar, hablar del Estudio Ghibli son palabras mayores. El Castillo Ambulante. La Princesa Mononoke. Mi Vecino Totoro. Todas y cada una de las obras que se le pueden venir a uno a la cabeza son verdaderas obras maestras.

La noticia venía acompañada de algunas capturas y bocetos y todo pintaba tan bien que daba hasta miedo ilusionarse demasiado.

La semana pasada terminó cayendo en mis manos tras el habitual periodo de espera para que su precio fuera decente. Benditos 16 euros.

Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca es una obra de arte. En su concepción, en su desarrollo y ya veremos si en su finalización.

Tras cuatro horas de toma de contacto no hay duda: una animación exquisita, una jugabilidad que mejora en mucho al tradicional juego por turnos y, por fin, un argumento propio de cualquiera de sus películas: magia, guerreros, humor a raudales, jugabilidad, etc., son sus ingredientes. La tarta salió del horno y huele estupendamente.

Introduciendo al jugador y divirtiéndole

img_ninokuni1

Y es que sus dos primeras horas son completamente introductorias y, pese a eso, amenas. Esa era la idea y el Estudio Ghibli ha sabido plasmarla a la perfección. Cinemáticas preciosas junto con un tutorial integrado en la propia historia hacen que tras un breve lapso de tiempo comprendas el juego y quieras a sus personajes (que al fin tienen carisma).

Una mecánica pulida hace que las batallas no se conviertan en el repetitivo «dale sin parar a la X y sube de nivel». La introducción de los Únimos (animalillos divertidos que nos ayudan en las batallas) agrega versatilidad al juego manteniendo su frescura.

Personajes carismáticos

img_ninokuni3

La historia se centra en un jovencito llamado Oliver que, tras una serie de sucesos, acaba en un mundo mágico de la mano de «El rey de los Gnomos»: Drippy.

El juego sólo se encuentra en inglés y japonés aunque está subtitulado, eso sí, al castellano. Y la magia empieza precisamente ahí, en la traducción. Lejos de buscar una traducción literal, los diálogos están llenos de palabras típicas españolas, con una libertad que muy pocas veces había disfrutado en una adaptación española de un videojuego y que me recuerda por momentos al lenguaje empleado en dibujos como «Hora de Aventuras».

Primeras sensaciones

Con todo esto, las primeras sensaciones tras haber probado el juego son más que satisfactorias. Por fin, después de tanto tiempo, una historia que involucra al jugador se viste de videojuego con una jugabilidad interesante y nos permite disfrutar de horas de aventuras en un entorno fantástico.

Al final, después de todo, no era tan complicado. ¿Verdad?

Análisis: Uncharted 3 – La traición de Drake.

Es hablar de Naughty Dog y Sony y que los pelos se te pongan como escarpias.

Cuando hace ya unos cuantos largos meses vi por primera vez el teaser trailer de Uncharted 3 supe que tarde o temprano caería en mis manos (y en mis mandos).

Fue con Uncharted 2 con el que tuve el placer de iniciar mi andadura como PS3-gamer y la verdad es que no pudo ser mejor el estreno. Fue la experiencia más cercana a «jugar una película» que jamás he conseguido tener.

Con Uncharted 3 hay más de lo mismo. Tal vez en algunos aspectos técnicos ligeramente mejor, pero más de lo mismo. Lo cual es bueno. ¡Qué digo bueno! ¡¡ Buenísimo !! Es una auténtica gozada: cada plano, cada giro argumental, cada escena de aventuras te sumerge de lleno en una travesía en busca de secretos y diversión.

La historia vuelve a llevarnos tras las pistas de una oculta ciudad milenaria que esconde tras de sí un poder inimaginable, esta vez en el desierto, siguiendo los pasos del que dice nuestro protagonista es su antepasado: Sir Francis Drake.

Calidad técnica impecable. Argumento trabajado y muy logrado. Jugabilidad que en algunos momentos roza la perfección. Horas de diversión que nos permiten alargarlas con un modo online evolucionado con respecto al de su versión anterior.

En definitiva estamos hablando de uno de los mejores juegos para PS3.

Sólo de pensar en «The Last of Us» me pongo malo.

https://www.youtube.com/watch?v=snrhm3BW7CI

«Todos los hombres sueñan, pero no del mismo modo. Los que sueñan de noche en los polvorientos recovecos de su espíritu, se despiertan al día siguiente para encontrar que todo era vanidad. Mas los soñadores diurnos son peligrosos, porque pueden vivir su sueño con los ojos abiertos a fin de hacerlo posible.»

Primeras impresiones: Street Fighter IV arcade edition.

Ayer, por poco menos de 7,5€ me hice con la copia digital de la última versión del famoso juego de lucha 1vs1 de Capcom: Super Street Fighter IV – Arcade Edition. 

Lo primero que he probado ha sido el modo versus, sin entrar al modo online ni al modo arcade y las sensaciones han sido bastante satisfactorias.

La IA de este modo no tiene pinta de ser una auténtica maravilla y no espero mucho más en el modo arcade aunque quizá me lleve una grata sorpresa.

Gráficamente se desenvuelve con mucha soltura en la PS3 pero sin renunciar en absoluto a la esencia del juego que se hizo famoso en las máquinas recreativas con los menús y los mensajes muy al estilo noventero. 

La cantidad de personajes que puedes elegir es sinceramente impresionante pero yo he optado por los clásicos y he probado a mis queridos Ryu y Ken y a Blanka (con la que he terminado palmando contra la máquina), pero ahí tenéis al fornido Guile, al místico de Dhalsim, a la bella Chun-Li, etc.

En cuanto a la jugabilidad todavía sigo sin ser capaz de explicarme cómo me salen los hadokens una vez sí y otra no, y no veo muy clara la integración con el joystick pero en cuanto le coja el truco al asunto me voy a poner a repartir manduca como si no hubiera mañana.

Qué queréis que os diga, por menos de 10 euros tener disponible un juego de estas características que te permite echarte una risas con los amigos una tarde o liberar tensiones a las 3 de la mañana a base de bien es una opción realmente interesante.

Podéis haceros con él desde la Playstation Store. 

Cambio de estrategia con PS4

blog_ps4

Leo en bastantes páginas especializadas del mundo del videojuego dos noticias que aunque a priori no tienen mucha relación entre sí, en realidad son causa y consecuencia.

Por un lado Sony ha presentado este año un balance económico positivo por primera vez en unos cuantos años. Está claro que conviven muchos factores económicos, sociales y estructurales que han llevado al gran marca nipona a entrar en pérdidas en años consecutivos pero uno de esos factores, sin lugar a dudas ha sido su videoconsola: la Playstation 3.

En su día, cuando se lanzó en 2007, fuentes de Sony aseguraban que se perdían entre 40 y 50 dólares por unidad vendida. El objetivo fundamental en esa época por parte de Sony era introducirse en el mercado en el que XBOX le llevaba cierta ventaja aún a costa de poner en riesgo sus balances económicos anuales.

Este sobrecoste, siempre según Sony, se produce debido a que se emperraron en desarrollar una tecnología propia para PS3 basándose en una arquitectura a medida: los procesadores Cell. Esto llevó unido, además de un desembolso importante en desarrollo, una dificultad añadida para los desarrolladores que tenían que trabajar con el kit de Sony.

No ha sido hasta años después, con un parque inmenso de videconsolas en los hogares de todo el mundo cuando Sony ha empezado a rentabilizar el hardware de la PS3.

Parece, sin embargo, y aquí viene la segunda noticia, que no están dispuestos a repetir los errores del pasado y han afirmado que la Playstation 4 no generará pérdidas desde que comience su distribución. Gracias en parte a que ya disponen de una infraestructura dedicada y una inversión amortizada con la Playstation3, pero sobretodo porque han decidido que partes del hardware de su nuevo sistema sean desarrolladas por terceras empresas con las que han llegado a acuerdos abaratando así el coste final del producto.

Lo realmente interesante de esta situación es comprender el movimiento estratégico que ha realizado Sony. Es mucho más rentable abrirse a la posibilidad de convenios con terceros que nos proporcionen partes de nuestro producto. Por un lado porque seguro que una empresa especializada en el desarrollo del componente A tendrá un proceso mucho más eficiente y con unos resultados mejores que si tenemos que empezar nosotros a desarrollarlo, por otro, porque dado que dispondrán de una fuerte estructura de negocio, su coste será mucho menor.

Sinergia, lo llaman.

¿Por qué me gusta Final Fantasy XIII?

Este verano, como parte de mi regalo de cumpleaños, me compré por internet dos juegazos para la Playstation 3.

Por un lado el Call of Duty: Modern Warfare 2, del que un día de estos os hablaré largo y tendido. Impresionante en todos sus modos: la historia, las operaciones especiales y sobretodo su modo online.

Por otro, y aunque siempre he criticado ese tipo de juegos, el Final Fantasy XIII.

Mi crítica a los RPG ha venido siempre precedida del aburrimiento a un juego de este tipo. Para Playstation PSX fue el Final Fantasy VIII. Para Playstation 2, fue el Dragon Quest: VIII.

El modo de juego BTC

Lo que me aburría soberanamente de estos juegos era lo repetitivo que resultaban los combates: al tratarse de un RPG por turnos, era demasiado poco creíble. Ahora me atacas tú, ahora te ataco yo.

Gracias al empleo de la BTC (Barra de Tiempo Contínuo) y a la lucha por equipos, Final Fantasy XIII presenta un modo de juego dinámico. No hay pausas, mientras tú diseñas tu estrategia de ataque, tu cargador se rellena. De esta forma los combates son mucho más veloces y por tanto la sensación es más real.

Esto, sumado a unos gráficos que dejan con la boca abierta en muchos momentos y lo que parece, hasta ahora, una historia muy bien planteada, hacen de Final Fantasy XIII el primer RPG que realmente me gusta.

¿Será éste el primer Final Fantasy que me pase entero?