Posts tagged "España"

La caída de los héroes

Lo que sucedió ayer en el estadio de Maracaná en Brasil fue la crónica exacta de una muerte que lleva mucho tiempo anunciándose.

Anoche, ante los ojos de millones de seguidores, de aficionados e incluso de aquellos que se subieron al carro del fútbol español sólo por sus éxitos, el combinado nacional hizo el ridículo.

Hay que ser sincero y decir las cosas tal y como son: ridículo. Pero más allá de analizar lo que va a pasar a partir de ahora es conveniente pararse a pensar en cómo hemos llegado hasta aquí.

El repetido fin de ciclo

img_spain_2

Lo que surgió hace unos años como una especie de broma ante cualquier minicrisis del F.C. Barcelona se ha convertido con el paso de los meses en una triste realidad para el fútbol nacional.

En la Eurocopa de 2008 Luis Aragonés lo cambió todo. Decidió apostar por un núcleo de jugadores con un potencial inimaginable que venían gestando los mimbres de lo que sería el mejor Barça de la historia. Y lo hizo con la firmeza suficiente como para no temblar al dejar fuera de las convocatorias a algunas de las «vacas sagradas» de por aquel entonces.

Esta firmeza, esta visión es la que le hemos echado en falta a Vicente del Bosque.

Una convocatoria, decían algunos, para rendir homenaje a los grandes campeones del Mundo y dos veces de Europa. Pero es que a un Mundial de Fútbol no se va a rendir homenajes: se va a hacer un buen papel y, en el caso de los actuales campeones, a intentar revalidar el título.

Pero volviendo a 2008, si repasamos la alineación: Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Marchena, Capdevila; Senna, Iniesta, Xavi, Cesc, Silva; Torres vemos que no difiere demasiado a la que trajo Del Bosque escrita desde España. Y ese es el mayor de los problemas: Que no se ha producido la conveniente renovación y han pasado desde entonces 6 largos años.

El ciclo empezó y terminó con él

img_spain_3

Don Xavi Hernández.

Principio y fin.

Lo llevo diciendo durante muchísimo tiempo. Cuando muchos entendidos del fútbol no se explicaban cómo Leo Messi, uno de los mejores jugadores de la historia, no era capaz de rendir al mismo nivel en el Barça y en la selección argentina, yo lo repetía: Xavi, Xavi y mil veces Xavi.

La injusticia futbolística para con él al no haberle brindado uno de los muchos Balones de Oro que se merecía quedará como una mancha imborrable en el ya sospechoso currículum de la FIFA.

Cuando a Xavi se le agotó el fútbol (o dio muestras claras de ello) las alarmas debieron saltar: tanto en el Nou Camp como en la Selección. Nadie hizo nada. El Barça se ha desprendido de quienes se suponían sus herederos (Thiago el año pasado y Cesc éste) y en la selección nunca se ha colocado a nadie de sus características tras él: el experimiento con pepsi-cola de Iniesta-Alonso-Busquets ayer no sirvió de nada.

La complacencia con la que nos hemos ido paseando a lo largo y ancho del mundo asumiendo que sentábamos cátedra con un nuevo modelo de fútbol nos cegó de una realidad que durante este mundial se ha hecho dramáticamente palpable: sin Xavi España ya no es España. O en realidad sí. En realidad vuelve a ser ese conjunto de grandísimos jugadores que juegan en grandes equipos pero que cuando juegan juntos no saben a qué están jugando. Xavi fue el pegamento, fue el catalizador que unió el talento y lo convirtió en la máxima expresión del arte del fútbol.

Pero como todo en esta vida, el tiempo no se puede detener y cada año que pasaba algunos observábamos cómo los pases de Xavi cada vez eran más cortos, más lentos y con más metros de distancia con respecto al área rival.

Una renovación necesaria

img_spain_4

Sería injusto, eso sí, hacer reposar sobre los hombros de Xavi toda la responsabilidad de este ridículo y, así mismo, otorgarle a él todo el mérito de los éxitos logrados en los últimos 6 años.

Al lado de él también estuvieron cuatro jugadores de los que tardaremos mucho tiempo en volver a ver sobre un terreno de juego: Iker Casillas, Carles Puyol, Andrés Iniesta y David Villa.

A ellos se les unirían posteriormente los Ramos, Piqué, Alonso y Busquets para convertir a la Selección Española en la diosa del balón controlado.

Las circunstancias así lo quisieron, una generación dorada nos ha dado a los seguidores al fútbol la oportunidad de poder decir dentro de 20 años que nosotros cantamos en directo el gol de Iniesta, que nosotros vimos como el mundo se asombraba ante un juego jamás visto.

Pero las etapas tarde o temprano terminan y ahora es el momento ideal, después de un fracaso de estas proporciones, para que se realicen cambios de calado. Es el tiempo de los valientes, de un nuevo Luis Aragonés al que no le tiemble la mano y despida con un apretón de manos a aquellos que ya no podrán darnos más noches de éxito.

El tiempo de Iker, de David, de Xavi, de Carles y tal vez de algunos más ha pasado.

Pero ante todo: Gracias

img_spain_1

Gracias David por convertirte en el verdadero 7 de España, por tu olfato, por tus ganas, por llevarnos en volandas con tus goles a la cima del éxito y por sacar de lo más hondo ese hambre por seguir ganando, seguir marcando.

Gracias Carles por tu entrega, por demostrarle al mundo que la ecuación que une esfuerzo y éxito es correcta en todas las facetas de la vida. Cada gota de sudor que derramaste nos hizo creer en imposibles. Jamás borraremos de nuestra memoria el momento en el que te alzaste al cielo de Puerto Elizabeth en Sudáfrica y asistimos maravillados a la máxima expresión de tu fútbol: corazón, garra y fe ciega. Estás hecho de la pasta de aquellos que graban su nombre en la eternidad.

Gracias Iker por tus milagros. Por dejarnos con la boca abierta cada partido. Por las alas que te han salido mil y una veces para hacer que la balanza siempre se decantase a nuestro favor. Por tu cercanía. Por la sensación de que si te encontrábamos algún día en un bar de pueblo nos tomaríamos unas cañas contigo hablando de lo bien que jugabais a fútbol. Tuyo es el momento en el que paraste nuestros corazones ante Robben en el mano a mano de todos los tiempos, en esa parada imposible. Gracias, capitán, por alzar al cielo de Johanesburgo la dorada copa que colocaba a España, al fin, en el lugar que le correspondía en el Olimpo futbolístico.

Y gracias Xavi. Gracias por sacar de tus botas la revolución que llevó a los equipos donde jugaste a la cima histórica de su juego. Tu has sido el constructor, el cerebro, el creador de un paradigma de este deporte que nos has dejado como legado eterno. Y yo personalmente he podido disfrutarte en la selección y sufrirte en el Barça. Ying y yang. Ese claroscuro que caracterizaba tu juego: jugando en la sombra para dar luz al resto. Tu herencia al fútbol mundial es de un valor inconmensurable y, pese a que los focos hayan estado más pendientes de argentinos o de portugueses en una batalla más comercial que futbolística, nosotros, los que disfrutamos del verdadero fútbol más allá de los colores, te lo agradecemos. Quizá no sea un balón oro, pero creo que hablo en voz de muchos cuando te digo que tal vez sea mejor premio el reconocimiento, el respeto y la admiración que has logrado de todos: hasta de un madridista de cuna como yo.

Lo intentamos. Fracasamos.En Francia 2016 volveremos a intentarlo. Ese es nuestro espíritu.

Tus lágrimas, nuestras lágrimas.

Después de unos cuantos días de resaca futbolera y con tiempo para poder reflexionar de todo lo que ha sucedido estas dos últimas semanas en Sudáfrica, hoy puedo decir que el domingo por la noche asistí como tantos españoles a un momento dulce de nuestra historia reciente.

Inmersos en una de las peores crisis económicas, con la ciudadanía quebrada entre el paro y los crecientes extremismos nacionalistas, incluyendo el español, el domingo, cuando Iker, San Iker, levantó la copa dorada al viento y la ofreció a todos los españoles, todos, gritamos al unísono.

Fue el grito de la unidad. Del «juntos podemos más». Estos 23 chavales nos han demostrado que la fuerza motriz de esta España, de la España del siglo XXI, alejada de águilas imperiales y morados tricolores se basa en la fuerza de sus ciudadanos y en sus distintos colores: vascos, asturianos, madrileños, valencianos, manchegos, catalanes, andaluces…

Por fin todos pudimos enarbolar nuestra bandera y sentirnos que formábamos parte de un todo. Que daba igual la ideología. Que no importaba si hablabas catalán, euskera o castellano. Que todas las banderas formaban parte de una. Todos eramos un equipo. No ví ninguna tricolor, ninguna estelada, ninguna bandera del águila franquista. Esta es la España moderna.

Y en ese mismo instante, cuando Iker levantaba los 5 kg de oro sólido al viento de Johannesburgo, guardé en mi retina esa imagen de unidad. De todo un país levantándose a la vez. Fue en medio de la euforia del triunfo, cuando pude ver que entre toda la gente que saltaba y gritaba orgullosa estaban sentados, tranquilos y sonriendo, aquellos que la vida en algún momento quiso arrebatarnos. Entendí que ellos también forman parte del éxito. Ellos también les echaron una manita a los valientes 23 héroes. Y ellos también se merecen formar parte de la foto de la victoria.

Las lágrimas de Iker al marcar Iniesta forman parte ya de la historia de España. De nuestra historia.

Tus lágrimas campeón, fueron las de millones y millones de españoles.

Gracias chicos, por hacernos soñar de nuevo.

España no convence

articulo

Los que estéis siguiendo el Europeo de Polonia en la que la selección de baloncesto española partía como clara favorita, estaréis de acuerdo conmigo que no se está cumpliendo ninguna de las espectativas.

La imagen dada por la selección en los partidos que lleva jugados en Polonia no podría ser más oscura. Un Pau Gasol que viene de ganar un anillo en la NBA muy por debajo de sus posibilidades, la «bomba» Navarro inédito, Raúl López desaparecido. Los únicos que parece que tienen algo de claridad de ideas son Rudy Fernández y Felipe Reyes y, de vez encuando, Ricky Rubio. Y así pasa: hoy Turquía, sin un juego especialmente brillante y echando mano de sus torres y su envergadura, nos ha ganado por 63 a 60.

Me pregunto si esta falta de definición y concetración puede venir motivada por parte del entrenador o por un exceso de relejación al considerarse ya campeones.

No lo sé. Lo que está claro es que ahora mismo la situación se plantea complicada: España tiene la obligación de ganar los dos partidos que le quedan. Uno es contra la selección anfitriona: Polonia. El otro, contra Lituania (que nos dejó en evidencia en el último partido que jugamos con ellos).

O cambian mucho las cosas o nos volveremos a casa con uno de los mayores fracasos deportivos del año.

Yes, we can…

Intentar describir la sensación de muchos españoles aficionados al fútbol en estos momentos se me antoja complicado.

Sencillamente es hoy es un día para el recuerdo, para la historia, para decir alguna vez: «Yo lo ví, yo vi en directo la final de la Eurocopa de 2008, en la que España ganó.» «Ví el gol de Torres, la ocasión de Ramos, las paradas de Iker…»

El fútbol hoy ha sido justo. Ha ganado quien se lo ha merecido. Hemos disfrutado como jamás lo habíamos hecho de nuestra selección.

Así que, qué menos que dedicarle el post a los 23 héroes que nos han hecho sentir hoy campeones de Europa. Y de paso, acordarme también de los cenizos, de los de «de cuartos no pasamos», de los de «como no está mi selección apoyaré a Rusia»… de todos esos que de alguna u otra forma hoy lloriquean.

Nosotros también hemos llorado hoy, pero lágrimas bien distintas.

Gracias:

  • Iker Casillas
  • Sergio Ramos
  • Carles Puyol
  • Carlos Marchena
  • Joan Capdevila
  • Marcos Senna
  • Xavi Hernández
  • Andrés Iniesta
  • David Villa
  • David Silva
  • Fernando Torres
  • Cesc Fàbregas
  • Pepe Reina
  • Santi Cazorla
  • Dani Güiza
  • Xabi Alonso
  • Raul Albiol
  • Andrés Palop
  • Rubén De la Red
  • Juanito Gutiérrez
  • Álvaro Arbeloa
  • Fernando Navarro
  • Sergio García