Date archives "marzo 2014"

Telefónica migrará su infraestructura móvil a SingleRAN

Telefónica ha decidido dar el paso y renovar toda su infraestructura de telecomunicaciones a nivel nacional.
Esto implica, según comentan en Expansión.com, la sustitución de 18.000 emplazamientos donde tienen situadas las antenas de Ericsson, Nokia Solutions & Network (NSN) y, en menor medida Alcatel.

El objetivo de este cambio es migrar el actual despliegue que comprende antenas GSM (2G), UMTS(3G) y LTE(4G) a una tecnología conocida como Single RAN que va a permitir dar servicio de todas estas tecnologías simultáneamente.

Gracias a esta nueva implementación, más eficiente enérgitcamente y preparada para trabajar con las futuras frecuencias a las que podrá operar Telefónica una vez el Gobierno entregue la concesión, Telefónica se pone a la cabeza en infraestructura de comunicaciones móviles y da un paso adelante para ofrecer un servicio integral a sus usuarios.

Sin lugar a dudas es un movimiento positivo que hace más evidente el futuro de las telecomunicaciones a nivel de usuario en el que la convergencia de servicios es ya una realidad y que además abre un abanico enorme de posibilidades a desarrolladores de servicios y aplicaciones que van a disponer de una plataforma de distribución que les va a permitir proveer sus soluciones al cliente final a unas velocidades inconcebibles hace unos pocos años.

Primeras impresiones: Cosmos (2014)

Cuando saltó la noticia hace unos meses la acogí con una mezcla de emoción y escepticismo: Cosmos, la mítica serie científica dirigida por Carl Sagan iba a tener un remake en 2014.

A los mandos de esta nueva aventura se embarcaría el también científico Neil deGrasse, bastante popular por haber participado en un sinfín de conocidos documentales científicos.

Pintaba bien pero generaba dudas. Para empezar la cadena encargada de llevar a término este proyecto era la FOX: y todos sabemos lo que es la FOX, para lo bueno y para lo malo.

En una época en la que las audiencias caprichosas pueden dar muerte a series con mucha proyección o mantener en antena a otras que hace años que deberían haber terminado, la realización de una serie científica generaba incertidumbre.

Las cosas bien hechas

Desde el mismo instante en el que se supo cuándo se iba a estrenar la serie una maquinaria gigante de márketing hizo un trabajo impecable. Para esto los americanos, hay que reconocérselo, son unos auténticos maestros. Convirtiendo el estreno del nuevo Cosmos en un acontecimiento internacional y haciendo que las redes sociales hiriveran con la noticia, el primer episodio de Cosmos fue un auténtico éxito de audiencia.

El programa

He podido ver los dos primeros episodios de la serie y la realidad es aplastante: Cosmos es una pedazo de serie científica. Comandada por el «capitán» deGrasse en la llamada Nave de la Imaginación, Cosmos nos ha sumergido ya en dos grandes áreas de nuestra ciencia moderna: el orígen del Universo y el orígen de las Especies. Y lo ha hecho empleando unas imágenes asombrosas que han contribuido notablemente a darle cuerpo al programa.

Llevados magistralmente por un deGrasse que empezó dubitativo, tal vez atado por un guión demasiado definido, pero que con el desarrollo de la serie se le está viendo estupendamente bien, con Cosmos el espectador se sumerge en un verdadero espectáculo científico.

Se antoja inimaginable disfrutar de algo así por tierras españolas donde en la actualidad nos encontramos huérfanos de programas puramente científicos.

El futuro

Las audiencias son caprichosas, y no han tardado las hordas de paletos sectarios en intentar meter sus narices en una serie que adora a un único dios: el Método Científico.

Nunca se sabe cómo acabará esta interesante aventura del saber, lo que está claro es que iniciativas como esta son las que verdaderamente ayudan a que crezcamos como especie y que, algún día, de verdad, podamos llegar a las estrellas.

«Somos polvo de estrellas.» – Carl Sagan

Encontrando el tema adecuado

Cuando iniciamos un nuevo proyecto y una vez hemos decidido emplear una plataforma de gestión de contenidos (CMS), el siguiente paso tras la instalación de la plataforma va a ser el de seleccionar qué tema vamos a usar para nuestro front-end.

Aunque parezca a primera vista una tarea trivial (a priori se trata de buscar un diseño que nos guste y su proceso de instalación resulta más que sencillo), en realidad se trata de un paso clave que va a influir de manera determinante en el éxito de nuestro proyecto por varios motivos.

La importancia del diseño. 

Imagen

Está claro que para los seres humanos, en su inmensa mayoría, la primera toma de contacto con cualquier producto se realiza a través del sentido de la vista. En el mundo de Internet esta situación se produce de forma más notable puesto que hasta que no se desarrollen tecnologías del futuro, nuestra interacción con las páginas web se reduce a la vista y el oído.

Por ello es fundamental decidir qué queremos que transmita nuestro diseño en relación al producto que vamos a tratar de vender. ¿Buscamos sencillez para transmitir que lo importante ese el servicio que proporcionamos? ¿Nuestro producto debe mostrar creatividad y resultar atractivo para el usuario?

Interactividad

Muchos de los productos o servicios que desarrollamos requieren una interactividad por parte del usuario: ya sea una tienda online o una página de juegos al final el usuario va a tener que interactuar con ella. Por muy genial que sea nuestro entorno, por muy cuidado que sea el diseño gráfico, si olvidamos por un sólo instante que el usuario tiene que estar cómodo, tiene que entender lo que está sucediendo y sobretodo, tenemos que responder ante lo que él espera, estaremos completamente perdidos. Un usuario descontento raramente suele volver a visitarte.

En una mundo tan salvaje como el de Internet en el que cada día surgen nuevas ideas muy similares, cometer este tipo de errores es, sencillamente, letal.

Rapidez

Que sí, que jQuery es una maravilla, que cuando se empezó a pensar en que el navegador hiciera el trabajo sucio alguien llegó a la conclusión de que había cuadrado el círculo. Pero parece que nadie se paró por un momento a imaginar que no todos tendrán un Core i7 con 16 GB de memoria RAM.

Una página lenta es una muy mala página. Los efectos javascript están geniales para un nicho de negocio específico, no para todos. Si eres un gabinete psicológico lo que interesa es que tus futuros clientes vean qué servicios ofreces, tus tarifas, la forma de ponerse en contacto contigo y no que se pierdan entre movimientos alucinantes de fondos e imágenes de resoluciones imposibles.

La rapidez es una virtud indispensable para una página web. Hay estudios que han valorado el tiempo de atención medio de un usuario en una página y, creedme, es más bien escaso.

Tras algunos años de experiencia jugueteando con este tipo de problemas, mis consejos se reducen a tres:

Se simple, se directo. Busca ante todo que lo que sea relevante sea lo que vendes. Está claro que hay temas preciosos y llenos de extensiones maravillosas que hacen cabriolas en el aire. Pero al final tu objetivo, y eso no se te debe escapar, es vender tu servicio/producto. Enfoca todos tus esfuerzos en esa dirección.

Domina el terreno de juego.  Hay temas geniales, muy profesionales, con un panel de configuración más propio de un Boeing que de una plataforma web. Hay que tener mucho cuidado con esto y ser sinceros con uno mismo: ¿Hasta dónde llegan mis conocimientos? ¿Voy a pasar más tiempo customizando y adaptando mi tema para que funcione que desarrollando mi idea de negocio? Los errores más comunes que he visto cuando se elige un tema profesional son precisamente los relacionados con la incapacidad de los administradores del CMS de gestionarlos correctamente.

No pierdas el tiempo. Es una decisión importante ya que se trata de la imagen que va a tener tu producto o servicio para el resto del mundo pero mucho ojo con eternizar el proceso. Al final tu objetivo es vender un producto, un buen producto, un producto genial. Dedícale el tiempo justo al envoltorio y lánzate a lo que de verdad importa: tu idea de negocio.

Facebook adquiere Oculus VR por 2.000 M$

Una nueva sorpresa en el mundo de las empresa tecnológicas saltó ayer y, de nuevo, con Facebook como protagonista.

Si hace poco tiempo la noticia que recorría la red era la compra de Whatsapp por parte del gigante azul, lo que ha sorprendido a propios y extraños esta vez ha sido la adquisición de Oculus VR.

Oculus VR, famosa por el desarrollo del sistema de realidad virtual Oculus Rift, pasará a formar parte del entramado empresarial de Facebook tras un acuerdo con ésta valorado en alrededor de 2.000 millones de euros de los cuales 400 serán en efectivo y el resto en más de 23 millones de acciones de la compañía (valoradas en 1.600 millones de dólares).

De nuevo, cifras mareantes para la adquisición de una compañía. Volvemos a sentir el ligero escalofrío que produce el imaginarnos una nueva burbuja tecnológica.

Pero más allá del miedo a lo que esté por venir, lo que ha sucedido genera ciertas dudas por el propio movimiento en sí.

Hubiera sido mucho más lógico que alguien como Microsoft, Sony o Nintendo, con plataformas de videojuegos muy desarrolladas, se lanzasen a la caza de un sistema como Oculus Rift. Sin embargo ha sido Facebook, una red social, que cada vez es menos sólo una red social, la que se ha hecho con la compañía y con el hardware.

La propia Oculus lo admitía: «A primera vista puede no resultar obvio por qué Oculus se está asociando con Facebook, una compañía enfocada en conectar a la gente, invirtiendo en el acceso a internet para el mundo y desarrollando una plataforma abierta de computación. Pero cuando lo consideras cuidadosamente, estamos culturalmente alineados con el objetivo de innovar y contratar lo mejor y lo más brillante; creemos que la comunicación trae nuevas plataformas; queremos contribuir a un mundo más abierto y conectado y ambos vemos la realidad virtual como el siguiente paso.»

Tal vez Zuckerberg nos tenga preparadas más sorpresas en un futuro y veamos una estrategia algo más definida que el mero hecho de comprar compañías relevantes a golpe de talonario.

Más información | GameSpot

Box sale a bolsa con una oferta pública de 250M$

Finalmente los rumores se confirman y Box, la plataforma de almacenamiento en la nube, saldrá a bolsa con una oferta pública de 250 millones de dólares.

Según comentan en Mashable, la propia empresa ha afirmado que no tiene una expectativa de beneficios a corto plazo y que se requerirán fuertes inversiones para hacer frente a los desafíos que otros grandes competidores (Dropbox, Google Drive, etc.) les puedan presentar.

Box cuenta con más de 25 millones de usuarios registrados pese a que el 93% de éstos son usuarios gratuitos, aunque si que presta servicios de pago a 34.000 empresas.

Las acciones de Box aparecerán en la bolsa de Nueva York bajo el nombre: BOX. Este movimiento demuestra un alejamiento de las start-ups tecnológicas del conocido mercado de valores Nasdaq.

La industria del almacenamiento online ha sido una de las más competitivas y con un crecimiento más rápido en el mundo de las nuevas tecnologías. Tanto Box como Dropbox son los actores más jóvenes de una industria que actualmente incluye competidores de la talla de Google, Microsoft o Cisco.

La precipitación de este y otros movimientos similares (Dropbox también planea su salida a bolsa) pueden deberse en parte a las nuevas estrategias agresivas de las grandes, como Google, que ha rebajado sensiblemente sus planes de precios para el almacenamiento online.

«El mercado en el que participamos es intensamente competitivo, y si no competimos eficientemente, nuestros resultados operativos pueden verse dañados» comentaban fuentes de la compañía durante el proceso de salida a bolsa.

Box fue fundada por Aaron Levie y Dylan Smith en 2005 y recibió por aquel entonces 350.000 dólares de inversión por parte de Mark Cuban. A esto le siguió un año después más de 1.5 millones de dólares en una ronda de inversión. Actualmente cuenta con una inversión total de cerca de 420 millones de dólares y en su última ronda de inversiones la compañía se valoró en 2.000 millones de dólares.

Esto no hace sino demostrar el camino directo que está tomando toda la tecnología impulsado por dos motivos esencialmente técnicos: el aumento exponencial del ancho de banda y la mejora de la capacidad de proceso de los sistemas. Gracias a ello, el concepto de «cloud computing», tan interesante pero inabarcable hace unos años, es ahora una realidad y, lo que es más importante, una jugosa oportunidad de negocio en muchas áreas.

Vía | Mashable

Aplicaciones síncronas y asíncronas

En el mundo de las aplicaciones web nos encontramos con dos grandes tipos de ellas que, además, siguen una evolución histórica.

En los inicios de Internet las comunicaciones se basaban en el modelo cliente – servidor en el que el usuario realizaba una consulta (cliente) y el servidor respondía a esta petición.

Este comportamiento se conoce como comunicación síncrona y por tanto a aquellas aplicaciones que siguen este modelo se les denomina aplicaciones síncronas.

Aplicaciones Síncronas y sus limitaciones

Las aplicaciones síncronas, por su diseño, presentan una serie de limitaciones que con el paso del tiempo y la evolución del uso y la capacidad de la red, han terminado por ser determinantes en el desarrollo de tecnologías alternativas.

Una de estas limitaciones involucra la actualización de los datos que se muestran en pantalla. Por ejemplo, considera una aplicación que muestra los precios de las acciones de un mercado bursátil cualquiera. Idealmente, la aplicación debe ser capaz de actualizar los valores en un determinado intervalo de tiempo: 10 segundos, por poner un caso. Cada 10 segundos el navegador enviaría una petición al servidor para obtener la versión más actualizada de los datos. El problema obvio que surge de este modo de funcionamiento es que existirá un lapso de tiempo en el que los datos estén desactualizados y esto puede suponer una merma importante de las prestaciones de una aplicación.

En estos casos y para superar estas limitaciones, las aplicaciones síncronas están siendo sustituidas por lo que se conoce por aplicaciones asíncronas.

Aplicaciones Asíncronas

Las aplicaciones asíncronas permiten la notificación de un cliente cuando un evento ocurre en la parte del servidor. De esta forma, las aplicaciones asíncronas pueden actualizar su información de forma mucho más eficiente y rápida que las síncronas.

Para permitir un comportamiento asíncrono la comunicación se produce en paralelo (simultáneamente) con el flujo síncrono (principal).

Aunque existen numerosos tipos de comunicaciones asíncronas, nos encontramos con tres principales: poll, long-poll y push.

Comunicación asíncrona POLL

El navegador envía las peticiones HTTP al servidor en intervalos regulares. El servidor responde con actualizaciones. Esto permite al sistema actualizar intermitentemente la aplicación dentro del navegador.

Comunicación asíncrona LONG-POLL

El cliente genera una petición HTTP hacia una dirección conocida del servidor. Cuando el servidor tiene una actualización, responde con un mensaje HTTP. Inmediatamente después de recibir la respuesta, el cliente genera una nueva petición HTTP.

Comunicación asíncrona PUSH

El cliente abre una conexión con el servidor enviando una petición HTTP a una dirección conocida del servidor. El servidor entonces envía una respuesta que aparentemente nunca termina lo cual implica mantener la comunicación siempre abierta. Cuando es necesario, el servidor envía un sub-mensaje de actualización al cliente a través de la conexión abierta. Durante el tiempo en el que la conexión está abierta, el servidor envía mensajes PING al cliente para prevenir que éste cierre la conexión por timeout.

Una interacción más natural.

Con la llegada de este tipo de aplicaciones asíncronas, el usuario se relaciona con las aplicaciones de una forma mucho más natural. Esto termina por permitir desarrollar soluciones que se integran mejor y tienen una respuesta más eficiente en determinados entornos donde la información es un bien valioso y la rapidez de respuesta una virtud necesaria.

El Vaticano decide publicar su archivo online

Parece ser que, según Wwwhat’s new?, La Biblioteca del Vaticano pretende digitalizar sus archivos para publicarlos en Internet.

La noticia original, publicada por Globo no indica si ese archivo será de acceso libre, esperemos que sí) porque estamos hablando de uno de los más grandes colecciones literarias.

Empleando la tecnología NTT Data, el Vaticano pretende poner en línea alrededor de millón y medio de páginas de su colección de manuscritos, que cuenta en la actualidad con 82 mil de éstos y más de 41 millones de páginas.

Más allá de lo interesante que puede llegar a resultar disponer del acceso a estos manuscritos a través de la red, que una institución tan antigua como el Vaticano realice un movimiento de este calibre demuestra hacia que dirección deben dirigirse los esfuerzos en relación al mundo de la publicación literaria.

Internet debe convertirse de forma definitiva en una biblioteca gigantesca y accesible a todo el que quiera formarse, crecer, culturizarse o, sencillamente, disfrutar del placer de la lectura.

Pero la empresa no va a resultar fácil. A diferencia del mundo de las APPs que creó de la nada las plataformas de distribución, los libros electrónicos se encuentran con un sistema ya establecido, reacio a cambiar sus reglas del juego y que está impidiendo su desarrollo adecuado.

No obstante, la historia, en su eterna sabiduría, nos recuerda que situaciones así ya se dieron en el pasado y la tecnología y el cambio fueron siempre los que salieron victoriosos de esta lucha.

Regresa Abe con su: Oddworld Abe’s Oddysee new ‘n Tasty!

Parece ser que tras una larga espera ya tenemos disponibles las primeras imágenes del remake de OddWorld Abe’s Oddysee con gameplay incluido.

Para los que vivimos la época del original para Playstation ver esta versión remasterizada y mejorada con unos gráficos acordes con la generación actual nos provoca una mecanismo automático de salivación.

Más si cabe tras la profunda decepción que supuso el intento de adaptación del famoso juego de plataformas a un entorno tridimensional transformándolo en un juego en tercera persona y arrebatándole prácticamente toda la magia que tenía.

Nuestras plegarias parecen haber sido escuchadas. Porque viendo este gameplay es como si retrocediéramos unos años y nos sumergiéramos de nuevo en ese fantástico mundo de plataformas que se convirtió en uno de los grandes éxitos de esa generación de videoconsolas.

Además lo podremos disfrutar en la práctica totalidad de plataformas tanto de la actual generación como de la anterior.

Leído en | VidaExtra

Crítica: Her (2013)

Soy de los que consideran las críticas realizadas por «críticos profesionales» bastante poco fiables: lo que a ellos les puede parecer una exquisita obra intimista donde el director vuelca sus inquietudes metafísicas a mi suele parecerme el mayor de los tostones realizados. 

Pese a todo termino siempre cayendo con facilidad cuando leo alguna de sus grandilocuentes reseñas y decido que es motivo suficiente como para comprobarlo a costa de mi tiempo y, por ende, mi cartera.

Her (2014) venía precedida por una estupenda crítica y una larga lista de premios y nominaciones que había culminado con el Óscar al mejor guión en la última de las ediciones de los premios.

Buena crítica, premios importantes y un buen director. Spike Jonze.

Y a todo esto le teníamos que añadir tres ingredientes inequívocamente atractivos: Joaquin Phoenix en el papel protagonista, Scarlett Johanson (o su dobladora) como su compañera y una historia que giraba entorno al amor entre un humano y un sistema operativo.

Incomprensiblemente surrealista

Si habéis leído hasta aquí y os consideráis geeks, frikis o sencillamente amantes de la ciencia ficción os he dado los motivos justos y necesarios para salir corriendo a quemar los 7€ que teniáis pensado gastaros en la última figurita del Ataque de los Titanes o en la versión coleccionista de El Hobbit.

¡Craso Error!

Desde el minuto cero Her es la pelicula más absurda que he visto en muchísimo tiempo. Una constante emanación de sinsentidos con una carencia total de base científica hilvanados entre eternos y soporíferos monólogos que pretenden, sí, pretenden porque no llegan jamás a conseguirlo, quedarse a caballo entre la ironía y la crítica social con un toque de humor romántico. Sus jodidas ganas.

Es imposible sumergirse en la película porque cada diálogo entre su protagonista y, recordemos, un sistema operativo (es decir, un sistema SOFTWARE que desconoce salvo por programación previa, cualquier cosa relacionada con el mundo físico) es más absurdo que el anterior.

Si el pobre de Isaac Asimov levantase la cabeza no podría sino vomitar sobre la butaca.

A los que en su día nos leímos la saga de Ender, Samantha, que así se llama nuestro querido Windows ME edición SIRI, nos recuerda tanto a Jane que por un momento creemos estar viendo al joven Wiggins hablándole a través de la joya de su oído. Puro espejismo. Lo que en la novela de Card se sustentaba a partes iguales entre la ciencia y la ficción en Her lo tiene todo de ficción a lo comedia romántica de Antena 3.

Lo único salvable: Phoenix

Las dos largas, eternas, horas que dura el largometraje serían todavía peores sino fuera por un incontestable Phoenix que se vuelca en dar vida a un perdedor frustrado que no sabe cómo encajar los sentimientos que empiezan a surgir desde lo más profundo de su interior hacia una voz que le susurra al oído. Lo hace genialmente bien, pero con él solo no basta. No es suficiente una actuación magistral si cada 5 minutos te preguntas a qué mente medianamente pensante se le ocurriría tamaña bazofia de historia.

A la Johanson en la versión española ni se le ve ni se le escucha. No querido Bruno, no, dudo mucho que la VOS salve a este esperpento hecho película.

Podría hablar de la fotografía, que es bastante más que decente, e incluso de una interesante banda sonora, pero me repetiré una vez más: todo lo ensombrece una historia tan estúpida como predecible.

A mi ya me robaron en su día dos horas de mi vida. No permitáis que os hagan lo mismo.

Nota: 2/10.

Tu primera aplicación – I. Diseño Funcional

Cuando nos enfrentamos a un proyecto de desarrollo en cualquier entorno (Android, iOS, Web, Java, etc.) tenemos que tener muy en cuenta que existen una serie de pasos críticos y que, pese a que puedan suponer perder tiempo en un principio, al final van a resultar fundamentales en el éxito del desarrollo.

Uno de estas fases es la diseño funcional.

El diseño funcional

Para empezar tenemos que saber qué es el diseño funcional.

Básicamente el diseño funcional es el redactar en un documento más o menos definido cómo se va a comportar nuestra aplicación: es decir, cómo va a funcionar.

Aunque parezca una idea trivial, no tiene nada que ver aquello que tenemos en nuestra cabeza con aquello que luego terminamos plasmando en el papel. Cuando nos surge la idea en realidad son muchas funciones que coexisten (e incluso que se solapan) puesto que nuestra imaginación fluye libremente.

Pero una vez nos enfrentamos con el documento en blanco la cosa cambia: concretamos funciones, definimos exactamente lo que queremos hacer y cómo queremos que nuestra aplicación responda acotando claramente cada una de las características de la misma.

Por eso, durante el proceso de creación de este documento debemos tratar de ser lo más concisos que podamos, evitando cualquier tipo de ambigüedad y buscando que cada iteración o característica añadida en nuestro proyecto sea lo más simple y clara posible.

Consejos a la hora de redactar un Diseño Funcional

Una buena práctica a la hora de trabajar con este tipo de documentos es plantearnos la posibilidad de que sean otras personas las que tengan que leerlos, entenderlos e incluso llevarlos a cabo.

Empleando esta técnica procuraremos ser más concretos y obviaremos definiciones que dependan de nuestro juicio o de nuestros conocimientos. Esto nos va a resultar útil cuando pasadas unas semanas y en pleno proceso de desarrollo no recordemos exactamente cuál era la finalidad o el objetivo de determinada parte de nuestra aplicación: en el diseño funcional la tendremos definida.

Planificación y Acción

Siempre he defendido que debe existir un equilibrio entre planificación y acción: no tiene sentido alguno lanzarnos locamente a desarrollar partiendo de la nada y andar programando a salto de mata como tampoco tiene lógica pasarnos meses planificando sin actuar. Hay que buscar la eficiencia de procesos: planificar en un corto lapso de tiempo y, una vez con las ideas claras, poner en marcha nuestro plan.

Ya sabéis: no hay viento favorable para aquel barco que no sabe hacia dónde se dirige, pero cualquier camino de 1000 pasos empieza por el primero. Planificación y acción.