Gracias, chicos.

Anoche fue una noche triste.

basketMuchas ilusiones truncadas, sueños que terminaron por desvanecerse cuando a 2 segundos y 37 centésimas del final, Pau, el E.T. del Dream-Team español, lanzó a la desesperada la canasta que nos podría haber hecho campeones. Durante centésimas el balon rodó, tocó el aro, giró… y, a diferencia de lo que pasa en las películas, se salió.

Poco premio, esta medalla de plata, para los que sin lugar a dudas son los auténticos campeones.

Gracias chicos, por devolvernos a la magia del deporte, por demostrarnos lo que es un equipo.

En los JJ.OO. volveréis a sonreir, os lo aseguro.

Más información del partido

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.